No nos olvidemos de la Creatividad

Hoy en día, no nos es extraño leer y escuchar noticias relacionadas con la innovación, ya sea a por proyectos de investigación que se financian, premios al más innovador o a la mejor innovación, el sistema “x” debe ser más innovador, etc. Todo esto me parece muy importante, sobre todo cuando se potencian las acciones encaminadas a potenciar el tejido de la innovación en el entorno de la I+D, la Sanidad y la Educación.

Pero ¿y por qué es importante potenciar la innovación? pues simplemente porque ésta será uno de los elementos que permitirán que estos sistemas se adapten a los cambios que están ocurriendo, y tengan más posibilidades de sobrevivir y prosperar.

darwin

Parafraseando al gran Charles Darwin, esto es importante puesto que no serán los fuertes (inmovilistas) los que sobrevivan, sino aquellos que sean más flexibles (¿innovadores?) los que se adapten y prosperen a los cambios en el paradigma social que ya se está produciendo.

Pero ¿y la creatividad? ¿esta entrada no se refería a ella? pues sí, cierto, y para llegar a ella lanzo esta pregunta…

¿A qué se atribuye esa chispa que desemboca en algo innovador, en una idea que loca o no, el tiempo y su utilidad lo dirá?

En la respuesta a esta pregunta es en donde entra en escena la creatividad entendida como la facultad de crear algo.

Sin embargo, la creatividad no es algo tan sencillo, ésta es algo que está conformado por diversas partes, lo cual lleva a hacerse otra pregunta…

¿En qué partes o elementos podría descomponerse la creatividad para poder entenderla?

Es en este punto en donde me gustaría plasmar una teoría que intenta unificar las corrientes que opinan que la creatividad procede del propio individuo, de la persona, o del entorno. Una propuesta que propone que la creatividad está conformada por varios elementos, siendo éstos:

i) sujeto, ii) el ambiente o cultura y iii) el Dominio.

 creatividad_dominios.png

Este conjunto de tres elementos o trinomio, es un constructo que resulta de la unión de los trabajos de Plucker & Beghetto (2004) y de Csikszentmihalyi (1984).

El primer elemento de este trinomio resulta fácilmente reconocible dentro de la creatividad. Esto es, el sujeto o persona, al que tradicionalmente se asocia con la creatividad puesto quees éste quién puede poseer una serie de rasgos de personalidad que faciliten ser “creativo”. (Kemp, 1981)(Dubey et al. 2011) (Colomer & Herrera-Peco, 2016).

 El segundo punto, la cultura o ambiente, se refiere a que la persona debe poseer un conocimiento adecuado de la disciplina que le permita conocer el lenguaje, códigos y, en definitiva la forma de comunicación adecuada tanto para entender como para transmitir la información (Pascale 2005)

Ej. Si mi formación se ha enfocado a la práctica clínica en una unidad de Cuidados Intensivos es, muy complicado que pueda generar una idea o posible innovación que sea de aplicación , y utilidad, en el campo de la neurocirugía.

El último punto, el Dominio, hace referencia a lo que sería un Conjunto de expertos o la propia sociedad que son quienes validarán y aceptarán la nueva idea, producto, proceso, etc., que haya generado la persona. (Csikszentmihalyi, 1988).

Ej. Continuando con el ejemplo anterior, la validez de una nueva idea en una modificación de un equipo imprescindible en una UCI, será validada por el resto de personas, compañeros, superiores, de aquel a quién se le ocurrió la idea. Es decir, aquellos que poseen un elevado conocimiento del “ambiente” estarán en condiciones de valorar la utilidad y proyección de la idea de esta persona.

 Businessman with magnifying glass looking for coins

Este último punto, el del Dominio, es un elemento muy importante dentro del proceso de la creatividad. Introduciendo una variable a tener en cuenta, algo que aquellos que se dedican con mayor intensidad a la Innovación o a la I+D entienden bien.

Si se genera una idea y sólo tenemos en cuenta los dos primeros pasos, la persona y la cultura, y aún así se lanza la idea al proceso de generar, por ejemplo, una patente, sin haber sido sometido al escrutinio de aquellos que tienen un conocimiento elevado del área en dónde se generó la idea. La posibilidad de que dicha idea fracase es muy elevada, es decir que sea rechazada por otras personas que realizarán ese cribado, que actuarán como ese tercer elemento, el Dominio.

 Por esto y en mi humilde opinión, creo que la creatividad y la innovación están muy unidas, casi imbricadas siendo un único elemento. Siempre teniendo en cuenta este modelo de 3, este trinomio, que actúa de modo secuencial en lo que sería la generación de ideas con una valor real para la sociedad.

Como bien dicen desde la Fundación COTEC:

Todo cambio (no sólo tecnológico) basado en el conocimiento (no sólo científico) que genera valor (no sólo económico).

Así que, por favor, si te sientes animado y te apetece meterte en el proceso de la “innovación”, no te cortes y a por ello (todo el mundo puede, esto no es algo de unos pocos) pero eso sí, por favor, no olvides que existe ese tercer paso y es que tú idea sea valorada por “expertos” en el área para la que planteas la idea/innovación, ya que sin ese refrendo, no cumplirá su misión, que es ser de utilidad.

 bernard-shaw

“Ves cosas y dices, ¿por qué? Pero yo sueño cosas que nunca fueron y me digo, ¿por qué no?”.

(George Bernard Saw)

Bibliografía

  • Colomer Sanchez, A. & Herrera-Peco, I. (2016). The personality and creative potential of eminent Spanish chefs. Journal of Genius and Eminence, 1(1), 85-91.
  • Csikszentmihalyi, M., Getzels, J.W. & Kahn, S.P. (1984). Talent and achievement: A longtitudinal study of artists (A report to the Spencer Foundation.).Chicago: University of Chicago. Cropley.
  • Csikszentmihalyi, M. (1988). Society, culture, and person: A systems view of creativity. In R. J. Sternberg (Ed.), The nature of creativity(pp. 325–339). New York, NY: Cambridge University Press.
  • Dubey, N., Chouksey, R. G. y Abhilash, T. (2011). A comparative study of creativity in entrepreneurship amongst technical and management students. International Conference on Management, Economics and Social Sciences, 625-629.
  • Kemp, A. (1981). The personality structure of the musician. Psychology of Music, 10(2), 3-6.
  • Pascale, P. 2005: ¿Dónde está la creatividad? Una aproximación al modelo de sistemas de Mihaly Csikszentmihalyi. Arte, Individuo y Sociedad, 17: 61-84
  • Plucker, J. A. & Beghetto, R. A. (2004). Why creativity is domain general, why it looks domain specific, and why the distinction does not matter. In R. J. Sternberg, E. L. Grigorenko, & J. L. Singer (Eds.), Creativity: From potential to realization(pp. 153–167). Washington, DC: American Psychological Association.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s