Compartes tu investigación en #OpenAccess pero ¿lo haces de forma legal?

Si en algún momento has compartido alguno de tus artículos, ya sea en repositorios institucionales o, por ejemplo, en Researchgate, es que te interesa que tu trabajo y el conocimiento que has generado, esté disponible en abierto para que otros investigadores puedan consultarlo con facilidad y sin coste alguno para ellos. 

Si es así, entonces quizás te interese este post.

Hoy en día cuando cualquiera de nosotros hacemos búsquedas de información científica, y más concretamente artículos, no es raro que podamos remitirnos a lugares donde compartir tu investigación como Researhgate o Academia, por citar dos ejemplos. Y quizás el principal motivo para acudir a este tipo de lugares es porque podemos encontrar de modo gratuito artículos o contenido que de otro modo no sería posible debido a que debes comprar el artículo a la revista en cuestión a la que los autores le han dado los derechos.

accesoEl punto de todo esto es que, el conocimiento generado en ciencia, el que usamos como referencia para sustentar y fundamentar nuestro trabajo de investigación, debería ser de libre acceso para todos aquellos que deseen investigar y generar más conocimientos.

Permitir el paso franco a los conocimientos para que de este modo pueda abonarse la generación de nuevos conocimientos, desarrollos y si, también de innovación. 

al filoSin embargo el deseo de poner los conocimientos en abierto, accesible para todos quienes deseen consultarlos, no debería suponer un coste económico para quienes investigan, ya sean grupos o investigadores individuale. 

Pero tampoco debería ser una excursión constante por el filo de la navaja, ¿por qué digo esto? Pues porque en muchas ocasiones, en nuestro ánimo de compartir conocimiento, ponemos contenidos o subimos artículos a esas redes antes mencionadas, que son propiedad de las revistas a las que transferimos los derechos.

Sobre este tema he encontrado este un post muy interesante, escrito por Jon Tennant (@prothedgehog) y titulado “How to make your research 100% Open Access for free (and legally)” (Cómo hacer tu investigación 100% de acceso abierto y gratuita (de forma legal).

En este post de @protohedgehog nos hace mención del elevado coste que puede suponer para un grupo de investigación el hacer tu investigación como de Acceso Abierto (#openaccess) unas tasas que en algunos casos pueden llegar a suponer hasta 6.000 dólares por un único artículo y que se disfrazan como Cargos por los procesos de edición del artículo. Lo que evidencia la dificultad de hacer ciencia en abierto, para todos, si eres un investigador individual o grupo de investigación con pocos o ningún recurso económico que puedas destinar a pagar costes de publicaciones.

Siguiendo con el interesante tema que propone Jon Tennant, éste nos ofrece algunas pistas de cómo publicar de forma totalmente legal y en formato abierto, nuestras investigaciones en estas redes que hemos mencionado en el primer párrafo o subirlas a repositorios institucionales por ejemplo.

¿Cuál es esta forma en la que ppodemo compartir nuestra investigación, de forma gratuita y  legal?

Es el “Self-Archiving” o el auto-archivo.

 

Jon Tennent ofrece un diagrama de flujo de trabajo muy breve y claro, que nos permitirá ver qué podemos hacer, legalmente, con el auto-archivo de nuestro trabajo de investigación, si deseamos compartirlo en open Access.

imagen openaccess.png

Hay que tener especial cuidado con esto de subir los documentos, ya que debemos revisar bien cuáles son las políticas de las revistas con respecto al auto-archivo, ya que suelen existir “periodos de embargo” que imposibilitan algunas acciones de compartir el conocimiento en abierto.

Y ¿qué es una política de periodos de embargo? se pueden entender como el tiempo que los editores de las revistas marcan, entre 6-24 meses, como límite temporal para que los autores puedan colgar sus documentos autoguardados, “self-archiving”, en un repositorio público. (Sugiero este post de Jon Tennant donde trata este tema con mayor grado de detalle)

Bien, ya sabemos qué es una política de periodos de embargo de la publicación, y ahora bien ¿dónde puedo consultarlas?

  • O bien en la propia web de la revista científica donde publicamos
  • O utilizando una herramienta como Sherpa/Romeo (revistas en inglés) o bien Dulcinea (revistas científicas españolas), que permite revisar las políticas editoriales que tienen las revistas con respecto al Open Access.

Dicho esto, cabe destacar que, siguiendo estas fáciles indicaciones podríamos, entre todos, potenciar las políticas de acceso abierto en ciencia y además hacerlo de un modo legal. Es decir, potenciar el uso de los documentos de auto-archivo y además usarlos bien para saber cuándo e incluso dónde podemos subirlos (ej. Repositorios institucionales) para que sean accesibles al mayor número posible de personas.

De hecho, si esta práctica se convirtiese en algo habitual en todos aquellos que realizamos investigación, se podrían lograr varios objetivos:

  • Compartir el conocimiento científico generado de modo abierto y gratuito, a través de:
    • Desarrollar un acceso abierto real a la literatura científica.
    • Desarrollando herramientas como UNPAYWALL donde compartir los artículos “self-archiving” de modo sencillo.
  • Ahorrar una gran cantidad de dinero a las universidades, reinvirtiéndolo en los estudiantes, infraestructuras, investigación, personal, etc.

ahorro

Sin embargo y antes de terminar esta entrada, no puedo menos que hacerme una pregunta que puede tener, o no, una compleja respuesta en el entorno de la I+D+I que vivimos, a nivel nacional e internacional, en la actualidad.

Una pregunta que no es otra que:

¿es ético  tener que destinar parte del dinero que otorgan entidades públicas para financiar proyectos de investigación, a pagar costes de publicación y no destinarlo a lo que importa de verdad, al propio proceso de generación de conocimiento?.

¿QUÉ OPINÁIS?

P.D.- Si deseáis profundizar en temas relacionados con la Comunicación científica, recomiendo que visitéis el blog de Jon Tennant, y que se llama: Green Tea and Velociraptors .

(Creo que haciendo caso de mi gran amiga Ana (@aenima666) comparto la canción que, considero, cuadra mejor con este tema: “Livin’ on the Edge” de Aerosmith)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s