APPS en SALUD: #NoSinEvidencia Científica

Ayer acudí al HackathonSalud2017 organizado por la Asociación de Investigadores en eSalud  y ComSalud y organizado en la Escuela Universitaria de Diseño, Innovación y Tecnología, de  dónde pude ver a multitud de personas con gran interés por desarrollar aplicaciones y juegos de salud centrados en la formación y educación en hábitos saludables, así como en la adhesión a los tratamientos.

hackathon

Sin duda el deseo e ilusión es una fuerza motriz esencial para generar cambios y provocar avances pero no puedo dejar de expresar algo que me inquieta desde el inicio del simposio donde se debatía sobre el estado actual del desarrollo e implementación de las apps en salud.

Esta inquietud es la de las #evidencias científicas, aquellas en las que deberían fundamentarse los desarrollos de las apps asociadas en salud.

Sin embargo después de hablar con algunos de los participantes en este Hackathon de Salud, se observaba que a pesar de haber realizado búsquedas en internet para conocer el entorno y las soluciones que ya existen en relación a la idea que desean desarrollar, parecía que la búsqueda de la evidencia científica de la idea a desarrollar es un aspecto secundario o que no se ha tomado en cuenta.

noseguridadNo dar el peso que tiene la Evidencia Científica en el desarrollo de las apps en salud, es como cortar metal con una radial sin contar con los Equipos de protección individual (EPIs) adecuados para no sufrir “accidentes evitables”.

 

 

Por supuesto, el contar con mentores o desarrolladores que desarrollen este tipo de apps y que estén asociados en entorno sanitario, es importante, pero aún a pesar de que puedan ser profesionales sanitarios y la propuesta de trabajo busque subsanar una problemática detectada en su práctica diaria. Basarse en evidencias científicas debe ser algo esencial.

Atendiendo a esto, quizás sea interesante para aquellas personas que no estando acostumbradas a buscar documentos científicos en la red, deban formarse en realizar este tipo de  búsquedas bibliográficas y incluso aprendan a manejar los tesauros y obtener descriptores de salud para que puedan centrar esas búsquedas de documentación y obtengan la información más próxima y útil para desarrollar la idea de esa apps.

Una oportundiad de las entidades que organizan y promueven este tipo de actividades podría ser el impartir o propiciar el que se realicen acciones formativas relacionadas con la búsqueda bibliográficas de documentación científica en el entorno de Ciencias de la Salud.

 

Como reflexión final, sólo baste decir que el incorporar la evidencia científica en el desarrollo de una app en salud puede que no la haga ser más competitiva comercialmente, o quizás sí, pero puede que introducir ese valor diferenciador sea el elemento que pueda hacer que esa apps sea un éxito.

Al fin y al cabo en el mundo de las apps debemos aplicar el mismo principio que con los fármacos o tratamientos. Y más ahora que se está potenciando el hecho de que los profesionales sanitarios recomiendan webs y apps fiables…

no

¿Recomendar apps de Salud?

#NoSinEvidencia científica que las sustente.

 

¿Qué opinaís? ¿creéis que el incluir o no las evidencias científicas en el desarrollo de las apps en salud es necesario? ¿sólo sería un escollo más en la evolución de estas dinámicas?  

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s